Si quieres que tus cejas, pestañas y cabello estén largos y sanos, este único ingrediente te puede servir.

Sin duda alguna la gran mayoría de las mujeres ha sufrido aunque sea una vez en su vida la pérdida de cabello, así como también la caspa, resequedad y debilidad del mismo. Hasta ahora, muchas empresas han producido un sin fin de artículos de belleza que, por un lado ayudan y por el otro perjudican nuestra cabellera en ciertos aspectos. Es importante saber que hay un producto natural capaz de regenerar las hebras dañadas y actuar en diferentes áreas del cuerpo. Se trata del aceite de ricino, un líquido espeso que promueve el bienestar capilar.

Bondades del aceite de ricino

El aceite de ricino contiene muchas propiedades curativas que logran actuar en diferentes ámbitos. Por ejemplo, a nivel capilar, es ideal para evitar la caída del cabello, además, estimula su crecimiento y fortalecimiento. Al tener componentes grasos omega 9, cubren cada hebra para hidratarlanutrirlabrindarle brillo y sedosidad. Por otro lado, regenera las puntas abiertas, quebradizas y quemadas producto de los diferentes químicos empleados, ya sea para alisar la cabellera, decolorarla y pintarla.

Ahora bien, su uso dérmico también es completamente saludable debido a que ayuda a regenerar la piel por quemaduras y heridas abiertas. Cuando el aceite de ricino penetra en los poros, detiene la producción de radicales libres y, en su lugar, logra que el cuerpo produzca más colágeno para evitar y erradicar las arrugasmanchas en la pielpuntos negrosacnéinflamaciones causadas por la exposición solar prolongada, etc.

¿Sabías que este aceite hidrata los labios? pues sí, esa es otra de sus maravillosas funciones. Elimina la piel muerta y nutre la piel de los labios, devolviéndoles su color natural y dejándolos totalmente suaves. No importa cuál de estas áreas se vea afectada, el aceite de ricino mejorará cada una y las dejará completamente sanas.

¿Cómo podemos emplear el aceite de ricino?

La manera de untar este aceite es totalmente sencilla y puedes hacerlo de dos formas. La primera, es aplicándola tal cual como si fuera un tinte con una brocha especial, aplicando desde la raíz hasta la punta, haciendo especial énfasis en el cuero cabelludo. La segunda manera de aplicación es con los dedos, realizando suaves masajes en la piel capilar y luego untarlo en el cabello mechón por mechón hasta cubrirlo en su totalidad.

Si lo empleas en tu piel, puedes colocar 2 o 3 gotas del aceite en tus manos y pasarlas por las zonas deterioradas de tu piel, ya sea por arrugas, quemaduras o resequedad. En cambio en los labios, una sola gota es suficiente, la viertes en tu dedo y lo adaptas en todo el lugar como si fuera un bálsamo o labial. Incluso puedes colocarte un poco en tus cejas y pestañas para mantenerlas brillantes,abundantes y hermosas.

 

si esta información le fue útil, compártela en tus redes sociales…