MÁS FÁCIL, IMPOSIBLE: ¡Elimina los rollitos de la cintura en una semana!

Todos los que alguna vez en la vida hemos subido de peso, sabemos lo difícil y molesto que puede ser deshacerse de la grasa acumulada en la zona de la cintura. Si bien en algunos casos se hacen notar más, y en otros menos, lo cierto es que los “michelines”, “rollitos” o “llantitas” surgidas a base de los kilógramos adicionales y excesivos pueden llegar a convertirse en una verdadera pesadilla.

¡No importa si eres hombre, o mujer!

Hoy en día, cuando cuidarse y lucir bien es algo común y corriente, muchos de los que se quejan de estar gorditos sin problemas pueden acudir a los especialistas. En todas partes del mundo, montones de dietistas, entrenadores y -en algunos casos- cirujanos ofrecen sus servicios a los que desean adelgazar de una manera rápida y eficaz. Aquí te hablaremos de una de las maneras más impresionantes de lograrlo. ¡Sigue leyendo!

Durante diez largos años, una bien conocida médico y pionera japonesa llamada Toshiki Fukutsudzi, hacía todo lo posible para inventar un método infalible que protegiera a los seres humanos de seguir con su mala postura. Antes, sin embargo, la doctora se había hecho famosa en su tierra natal, ganándose la atención de todo el mundo después de publicar un libro sobre cómo superar los problemas de la mala postura, combatir los dolores de espalda y reforzar los músculos abdominales.

Su obra se convirtió en éxito de ventas: más de seis millones de copias se vendieron tan sólo en Asia. La doctora Fukutsudzi es especialista en la materia de los problemas con el hueso de la cadera, pero no es lo único que logra resolver. Como admiten montones de hombres y mujeres que decidieron ponerlo en práctica, su método también les sirve a todos los que quieren deshacerse de la grasa abdominal.

Aunque, debido a su nivel nulo de dificultad, gran parte de las personas familiarizadas con el tema empezaron tomándose los consejos de la médica japonesa como si de una broma de mal gusto se hubiera tratado, la mayoría de ellas con el tiempo cambiaron de parecer. ¿Cómo fue posible? Pues, todos ellos notaron que las indicaciones de la doctora Toshiki Fukutsudzi realmente ayudaban a disminuir la cantidad de la grasa abdominal… y por si fuera poco, lo conseguían en cuestión de días.

Lo mejor de todo el “truco” es que no requiere ni tiempo, ni dinero, y se puede realizar prácticamente sin esfuerzo. Además de las ganas de mejorar tu silueta, lo único que vas a tener que tener será una toalla de tamaño regular. Tranquilo: ¡aunque nos damos cuenta de lo extraño que suena todo esto, de verdad favorece la cintura!

A continuación, podrás conocer todos los detalles.

1. Agarra una toalla elegida y forma de ella un rollito estable y duro. Para asegurarlo e impedir que se desarme, puedes envolverlo con alguna cinta, lazo o cuerda. Túmbate boca arriba sobre una superficie plana y dura (¡la cama y el sofá serán demasiado blandos!) y coloca la toalla previamente preparada a la altura de tu ombligo, entre la espalda y el suelo, donde tu columna vertebral empieza a arquearse. ¿Ves lo fácil que es?

2. Una vez que te encuentres en la posición correcta, separa tus pies y haz que las puntas de tus dedos gordos se toquen. Estira los hombros sobre la cabeza sin levantarlos y deja que las puntas de tus pulgares también toquen una a la otra. Quédate quieto en esta posición durante cinco minutos. Aunque el ejercicio puede resultar algo fastidioso, merece la pena aguantarlo: además, con el tiempo se hace cada vez más fácil de soportar.

Transcurrido ese tiempo, primero ponte de lado y sácate la toalla de debajo de la espalda. Luego siéntate lentamente (si quieres vitar que todo te duela, no lo hagas de tiro). Por más imposible que esto parezca, el truco que acabas de conocer de verdad trae resultados: no sólo te ayudará a eliminar los “rollitos”, sino también mejorará tu postura y te hará olvidar de los problemas de la espalda.