Esto es lo que le sucede al azúcar en la sangre y a la grasa abdominal cuando consumes el aceite de coco..

Cuando hacemos referencia al coco, inmediatamente lo asociamos con tortas, tartas y postres por su sabor dulce y tan particular, pero esta fruta también aporta otros beneficios que muy poco conocen y que de hecho, son aportes realmente beneficiosos para tratar problemas serios de salud.

A continuación te haremos conocer como unas cucharadas de aceite de coco pueden hacer grandes aportes para tratar distintas enfermedades.

Para perder peso.

Una cucharada de aceite de coco contiene tan sólo 120 calorías y te ayuda a perder peso y eliminar grasa porque al ser un alimento termo génico, acelera el gasto de energía, quemando grasa rápidamente.

 

 

Como antiinflamatorio.

El aceite de coco combate los radicales libres que son los responsables de generar enfermedades, conserva saludables a las células y previene el estrés oxidativo.

También actúa como antibacteriano eliminando las bacterias que producen infecciones en las encías, la garganta y el tracto urinario.

Actúa como anti fúngico eliminando hongos y levaduras y como antiparasitario eliminando piojos, parásitos y herpes.

 

Regula azúcar e insulina.

El aceite de coco contiene grasas saludables que son beneficiosas para controlar los niveles de azúcar en la sangre. Para asegurar un flujo estable de energía y reducir el índice glucémico, el aceite de coco ralentiza el proceso digestivo. Al incluirlo en comidas con altos niveles de carbohidratos, hace que la glucosa se disuelva 

lentamente y haciendo que los niveles de azúcar en la sangre se mantengan estables.

 

Previene enfermedades del corazón.

En países como Papúa Nueva Guinea, sus habitantes no presentan problemas cardíacos, ni accidentes cerebrovasculares y esto se asocia al abundante consumo de coco.

Mientras que en países como Estados Unidos las enfermedades relacionadas con el sistema cardíaco no han dejado de aumentar en los últimos 60 años y esto está relacionado con el excesivo consumo de grasas saturadas.

Si Usted. o alguien cercano sufre de problemas de corazón, la ingesta de aceite de coco puede hacer grandes aportes para reducir los efectos.

 

Ayuda al funcionamiento de la tiroides.

El aceite de coco cuenta con ácidos grasos que aumentan el metabolismo y dan energía al organismo. Reduce la inflamación y hace que la conversión de la hormona T4 a T3 se efectúe de manera correcta para que el cuerpo la utilice.

 

Afina la cintura.

La grasa abdominal es definitivamente la más difícil de eliminar y todas las mujeres nos enfocamos en este problema. El aceite de coco ayuda a fundir esta grasa rebelde que al mismo tiempo es generadora de enfermedades más serias. Tome 2 cucharadas diarias de este aceite y quemará esas grasas indeseadas al mismo tiempo que hará que su cabello y piel luzcan mejor.

 

El aceite de coco puedes consumirlo en ayunas o distribuido en comidas.

 

si esta información le fue útil, compártela en sus redes sociales…